"Hasta ahora, los filósofos han tratado de comprender el mundo; de lo que se trata sin embargo, es de cambiarlo" Karl Marx

Seguidores

domingo, 28 de agosto de 2011

Educando en el Siglo XXI

¿Cómo es la educación del siglo XXI? Mejor dicho, ¿cómo debería ser la educación del siglo XXI? Uno puede encontrar un sinnúmero de publicaciones, comentarios y hasta libros que hablan al respecto; pero, ¿cuánto de eso está realmente reflejado en nuestros alumnos y nuestras realidades?
En el año 2001, Marc Prensky llevó a cabo una publicación muy interesante, definiendo tres categorías de personas: Análogo, Inmigrante Digital y Nativo Digital. Por Análogo, debe entenderse a la persona que no utiliza los recursos tecnológicos (internet, Google, etc) de forma regular y que ha visto a la tecnología desarrollarse e implementarse sin mayor participación. Ejemplo: Nuestros padres, aunque mi mamá de un tiempo a esta parte se ha vuelto más tecnológica entre el chat, Skype y hasta Facebook.
Inmigrante Digital, es aquella persona que ha adquirido la cultura digital y la costumbre de uso más o menos regular de los recursos tecnológicos a lo largo de su vida. Son por lo general, adultos funcionales en el mundo digital y online. Ejemplo: Para muestras un botón, por definición tendría que ser cada uno de nosotros docentes que usan tecnología en mayor o menor grado.
Nativo Digital, es aquella persona que ha nacido con la mayor parte de la tecnología actual: televisión por cable, computadoras personales, internet, etc. El nativo digital investiga e interactúa con el mundo digital y online durante gran parte de su vida, habiendo adquirido estas facultades y habilidades de manera casi innata.
Los nativos digitales son los niños(as) de 7 u 8 años que le programan el celular a sus padres para que puedan aprender a utilizarlo, incluyendo los smartphone. Aquellos que han aprendido que Googlear es un verbo común en su vocabulario y que no conciben el mundo antes de Wikipedia… ¿dónde encontrabas respuestas a todas tus preguntas? Ejemplo: Nuestros hijos.
Todo esto suena muy bien, pero cómo encontramos la realidad a la hora de dictar clases en el aula. Yo me atrevería a decir que hay de todo un poco, hay alumnos muy hábiles con la tecnología, otros que son exploradores, y otros que la utilizan por obligación, y algunos muy pocos que aún no se enteran que el mundo está conectado y en línea todo el tiempo. Lo interesante de todo esto es que el más tecnológico o más habilidoso con computadoras, no es necesariamente el más extrovertido.
UNESCO definió en el 2008 los estándares de competencias en TIC para los docentes del siglo XXI (documento disponible aquí en: inglés y en español), he resumido las consideraciones más importantes a través del siguiente gráfico:

Estos estándares de competencias hablan con claridad a necesidad de cambio en la labor docente, un cambio que permita actualizar tanto currículo como políticas y, por supuesto, organización de información, uso de herramientas tecnológicas y producciones creativas. Les recomiendo que revisen el documento para tener una idea global de éstas definiciones y estándares y poder desarrollar un plan personal de desarrollo profesional. En nuestra realidad eso puede sonar muy difícil y hasta costoso, pero es muy importante darse el tiempo y esfuerzo para poder encontrar los recursos necesarios para una autocapacitación de forma gratuita a través de la internet. Claro, generar un plan de desarrollo profesional en el ámbito docente te llevará a amprender una serie de habilidades que puede ayudarte no solo a situarte como un docente actualizado, de avanzada y creativo, sino también a mejorar significativamente tu posicionamiento y valor laboral dentro de tu institución educativa, pública o privada.
Por mi experiencia personal, creo que los puntos más importantes a considerar son:
Manejo eficiente de información: este punto es clave, ya que hoy en día la cantidad de información es abrumadora, y el problema no es conseguirla, sino determinar la utilidad específica y generar filtros adecuados para poder analizar y sacar el mejor provecho de la información obtenida.
Desarrollo de habilidades sociales: es de suma importancia manejar una comunicación de forma asertiva, tanto de forma presencial, como a nivel digital (online).
Promover la Creatividad: pensamiento lateral, perder el miedo a equivocarse, y sobre todo producir siempre algo nuevo y con un propósito.
Hace un tiempo escuché la presentación de un libro cuyo título es “The Objective of Education is Learning, not Teaching“, traducido sería: “El Objetivo de la Educación es Aprender, no Enseñar“. En esa breve reseña se indica con bastante claridad las definiciones para una nueva educación del siglo XXI.
Estos son los resultados de la encuesta que propuse:
Número de respuestas: 147







http://blogs.educared.org/docentes20/2011/05/02/educando-en-el-siglo-xxi/#more-36
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...