"Hasta ahora, los filósofos han tratado de comprender el mundo; de lo que se trata sin embargo, es de cambiarlo" Karl Marx

Seguidores

jueves, 4 de agosto de 2011

4 de agosto de 1976 - Asesinaban a Monseñor Angelelli

Hace 35 años el cuerpo del obispo de La Rioja, Enrique Angelelli, yacía en cruz sobre la ruta que une la localidad de Chamical y la capital provincial. El obispo había iniciado su viaje para denunciar el asesinato de otros dos curas. Pero nunca llegó a destino porque un auto cruzó la camioneta donde viajaba y la volteó. Lo que la justicia de la dictadura calificó como “accidente”, fue un asesinato encubierto tras el pedido a la cúpula eclesiástica de que tome posición ante las denuncias de violaciones a los Derechos Humanos. Hoy, 35 años después, marchas, misas y fogones recordarán la obra de uno de los principales referentes del Movimiento de Curas para el Tercer Mundo.
Durante los primeros meses de la dictadura militar, el párroco francés Gabriel Longueville y el sacerdote Carlos de Dios Murias de la localidad El Chamical fueron secuestrados y sus cuerpos fusilados aparecieron en un descampado. “Es hora de que la Iglesia de Cristo en la Argentina discierna a nivel nacional nuestra misión y no guarde silencio ante hechos graves que se vienen sucediendo”, había escrito Angelelli en abril de 1976 en una carta enviada a su compañero de lucha Monseñor Antonio Zaspe. Y agregaba: “O nos respaldamos en serio o que se busque otro pastor para esta diócesis.”
Angelelli decidió denunciar estos crímenes y emprendió un viaje en camioneta a la capital riojana junto al cura Arturo Pinto. En ese viaje trasladaba una carpeta en la que llevaba las denuncias por las muertes de los sacerdotes. Cerca de la localidad riojana de Punta de los Llanos, un auto los interceptó y provocó el vuelco del vehículo. La causa fue archivada por el Juzgado de Instrucción de La Rioja, bajo el rótulo de “accidente automovilístico”.
Después de muchos intentos, recién el 28 de marzo de 2006 se reabrió el caso en el Juzgado Federal de la Rioja. Se delegó la investigación a la fiscalía, y en agosto de 2010 el juez federal Daniel Herrera Piedrabuena dispuso reasumirla para determinar los responsables de la muerte de Angelelli.
Se constituyeron como querellantes María Elena Coreano, sobrina de Angelelli, Luis Miguel Baronetto, por el Centro Tiempo Latinoamericano; la Secretaría de Derechos Humanos de La Rioja y el Obispado de esa provincia. A menos de un año de hacerse cargo, Piedrabuena ordenó las indagatorias del vicecomodoro Luis Fernando Estrella, ex segundo jefe de la Base Aérea de Chamical y figura central en la dictadura riojana. También de Luciano Benjamín Menéndez, Jorge Rafael Videla, Albano Harguindeguy  y ordenó sus posteriores detenciones.
El ministro de Gobierno, Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de La Rioja, Felipe Álvarez, sostuvo que Angelelli “luchó sin tregua contra la injusticia, la explotación y la entrega” y reivindicó “la tarea que llevó adelante el militante de los pobres”. El ministro de Gobierno también indicó que “por una cuestión generacional, nosotros los jóvenes no pudimos conocer al Obispo de los Pobres, pero aplaudimos y agradecemos su legado”.
Esta noche, las Madres de Plaza de Mayo marcharán en la plaza central de La Rioja y luego se ofrecerá una misa en la Catedral local.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...