"Hasta ahora, los filósofos han tratado de comprender el mundo; de lo que se trata sin embargo, es de cambiarlo" Karl Marx

Seguidores

domingo, 21 de agosto de 2011

¿Quién es esa chica?


Fotografía: Rodrigo Chodil

Compañera Camila
La militante de las juventudes comunistas Camila Vallejos (22) es la nueva presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile. Segunda mujer en obtener este cargo en los 105 años de existencia de la Fech, aquí dispara su visión sobre las mujeres y la política.
Camila escucha trova. A Joan Manuel Serrat, Chinoy e Ismael Serrano. Estudiante de quinto año de Geografía en la Universidad de Chile y miembro de las juventudes comunistas desde 2007, en el año pasado ganó la elección y se convirtió en la dirigente de la federación de estudiantes más importante de nuestro país.
Tras ser electa, Vallejos no pasó desapercibida. Además de ser la segunda mujer en llegar a la presidencia de la FECH desde que en 1906 se fundara la federación, los medios destacaron su belleza, sus ojos, su linda cara. Al principio, eso le molestó, pero después decidió usar este interés para dar a conocer sus proyectos: fortalecer la educación pública y revertir el hecho de que las universidades se estén convirtiendo en reductos de una elite social y económica. Un asunto que, asegura, no sólo ocurre en las instituciones privadas.
¿Cuáles son tus principales objetivos como presidenta?
Generar nuevos mecanismos de acceso a la universidad. Es importante que la Universidad de Chile dé el ejemplo en el sentido de terminar con la marginación de los alumnos de sectores vulnerables que ocurre con la PSU y que evalúe habilidades y talentos más que conocimientos. A nivel nacional, nuestro objetivo es consolidar una propuesta de reforma a la educación superior de carácter sistémico, que ponga como eje central la responsabilidad que tiene el Estado para con sus universidades. Ya es hora de que se haga cargo, porque las universidades públicas, realmente públicas, ya no existen en nuestro país.
Para ti uno de los puntos más importantes es terminar con la diferencia en la calidad de la educación entre ricos y pobres. ¿Cómo se puede resolver un problema que se arrastra desde la educación de primera infancia?Tiene que haber una política de Estado. Como federación apostamos al término del sistema de subvención, ya que los recursos tienen que estar enfocados en el sistema público. No se puede dejar en manos del municipio la entrega de recursos. Deben estar centralizados para que velen por el igual desarrollo de todos los establecimientos. Mayores recursos y mayor preocupación por la estabilidad de los profesores. Muchos tienen remuneraciones bajísimas, pésimas condiciones para impartir la enseñanza y, a pesar de eso, los han catalogado como los grandes culpables.
Eres la segunda mujer en llegar a la presidencia de la FECH.Cuando salí electa me sorprendió mucho que me preguntaran si era difícil ser una mujer presidenta. Fui a un colegio mixto y siempre trabajé con hombres y mujeres, entonces nunca viví directamente una discriminación por género y jamás sentí necesario reivindicarme. Cuando vi lo que salió en los medios sí fue impactante; todos hablaban de que era mujer, y que era mujer, y que era mujer. Y eso fue reflejo de una discriminación, porque finalmente no me preguntaban por mi proyecto político o qué era lo que representaba, qué quería hacer.
¿Durante la campaña te pesó en algo ser mujer?
Antes de las elecciones hubo comentarios que decían que iba a ganar por el voto hormonal. Muchos usaron opiniones machistas de ese estilo. Los medios hablaban de mis ojos y de que era linda, pero eso igual me dio posibilidades de estar en ciertos programas y transmitir mis ideas y proyectos. Porque era bonita, me invitaban.
¿Nunca pensaste que destacarían tu físico?
Sí, me pasé ese rollo. Y en el partido lo habíamos conversado, me habían advertido que me iban a atacar por ese lado, porque es la estrategia de disuasión que tienen los medios de comunicación. Es común que desvíen la atención de los temas de fondo planteando cuestiones superficiales como prioritarias. Objetivamente soy bonita y no tengo problema en decirlo, pero yo no decidí cuál iba a ser mi apariencia. Lo que sí decidí es cuál es mi proyecto político y mi trabajo con la gente. No encuentro sentido que me pregunten por cómo me veo. Eso, que se lo pregunten a mis padres.
Marisol Prado: primera mujer presidente de la FECH:
http://es.wikipedia.org/wiki/Marisol_Prado
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...