"Hasta ahora, los filósofos han tratado de comprender el mundo; de lo que se trata sin embargo, es de cambiarlo" Karl Marx

Seguidores

martes, 13 de agosto de 2013

M de Momentos

Lo mismo que un conjunto infinito de puntos crean una línea,  la vida es una consecución de momentos…
Cuánto dura un momento?  Segundos, días, años tal vez?  Quién se atrevería a darle una medida?
A veces creo que soy una especie de “insatisfacción crónica que camina”.   No me permito disfrutar el momento sin más, salvo raras excepciones y sé, que hago “M”al, me equivoco.
Entonces me sucede que si un momento está comprendido por un abrazo quiero otro, no me alcanza, no me conformo con el momento, por más cariñoso u afectuoso que pueda ser, voy a querer otro.
Si esa persona que elegí para la vida me ofrece la posibilidad de más días antes de marcar el final, también.  Me enojo, hago berrinches, insulto, reclamo más y no puedo quedarme con esos momentos mágicos, tiernos y cálidos.  Quiero más…

Ahora bien, dejemos de lado mi condición “psicológica”.  Así se dice no!?

Volvamos a los momentos, a este momento en que disfruto como nunca esto de escribir sin más.  Como vengo sosteniendo (I de Iris), es probable que en ese momento que aun no es.  El día que se cristalice ese momento en que habré concluido este almanaque abecedario.  Publicado mi último post del día “Z” seguro ese día será el momento de repasar todos estos momentos que se escribieron a diario.

Casualmente hoy, es día martes, según el calendario gregoriano.  Más aun, no es un martes común, sino que es un martes que se escribe “M”, de día “M” para mí y como si fuera poco es “martes 13”.  Día en que los cabuleros advierten de los peligros de casarse o embarcarse.

Dentro de los momentos memorables que hacen mi vida, está aquel martes 13 en que presentaba mi investigación sobre las Milicias Urbanas en las Invasiones Inglesas de 1806-1807 y con su defensa, concluía mi carrera, me graduaba como profesor de historia.  Inolvidable momento también, cuando le anuncié a mi profesora que rendiría ese día y ella, cabulera o algo por estilo, me advertía del ingrato número y día.  Pero como digo, el trece como el martes trece, no me ha dado malos momentos sino todo lo contrario.

Memorable, con “M” fue el día que emprendí mi primer viaje como “M”ochilero.  Uf, ya casi son veinte años!!!  Un “M”ontón de años, un montón de momentos se han sucedido desde entonces.  No tantos como las veces que salí a rumbear por ahí cargando mi “M”ochila.  Pero que importa.  Aun me sigo “M”oviendo y tengo el deseo de conocer cuanto pueda del “M”undo.

Podría seguir enumerando momentos.  De los buenos, de los malos, de los agrios, de los dulces, de los cálidos, de los intensos, de los tristes y la lista de calificativos seguiría pero, a diferencia de una línea, los momentos no son infinitos, pero son tantos que se tornaría imposible poder contarlos…


Te querés sumar a este juego, a este desafío (Días de Abecedario- invitación de Camino Mundos) de escribir tantos días como letras tiene el alfabeto, o, tal vez preferís escribir una vez al mes porque no tenés tiempo por ejemplo, entonces te podes sumar al Veo Veo.
Enterate en que consiste cada juego en “Juegos entre blogueros”  



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...