"Hasta ahora, los filósofos han tratado de comprender el mundo; de lo que se trata sin embargo, es de cambiarlo" Karl Marx

Seguidores

miércoles, 20 de abril de 2011

Consejos para una Vida Lógica y Ecológica. (Primera parte)

Parece que ya estamos hartos de oír barbaridades y desastres ecológicos, pero no hacemos nada. Nosotros, los ciudadanos de “a pie”, podemos hacer MUCHO más de lo que creemos. Los grandes desastres ecológicos NO son sólo culpa de políticos y grandes empresarios (que también lo son). Por ello nació esta CADENA de la VIDA, cadena VERDE, para ayudar a concienciarnos cada vez más. Aquí, proponemos una serie de consejos simples, que puedes hacer con sólo proponértelo. Ya no puedes decir: ¿Qué puedo hacer yo? Anímate:

Consume lo justo.
Bebe agua del grifo, si puedes: El agua en botella gasta envases y mucha energía en su transporte.
Cierra bien los grifos (GOTEOS consumen mucho) y utiliza bocas en grifos y duchas de las que ahorran agua (de venta en cualquier ferretería). Utiliza el agua de la ducha, lavabo o de fregar para el inodoro (o para regar si no tiene mucho detergente). Aprovecha como agua limpia el agua que se tira hasta que sale agua caliente (usa un cubo…).
CIERRA el GRIFO al cepillarte los dientes, afeitarte, enjabonarte en la ducha o enjabonar los platos.
Una DUCHA gasta menos que un baño: Procura no tardar mucho, y no le des muy fuerte al agua: NO hace falta.
No es higiénicamente bueno más de una ducha diaria.
CISTERNAS: No tires de la cadena innecesariamente (son muchos litros tirados). METE, en todas las CISTERNAS, al menos, dos botellas llenas (se AHORRA muchísimo y no se pierde eficacia). Instala cisternas de bajo consumo.
Cierra ligeramente la llave de paso del agua de tu casa: Bajará la presión y ahorrarás más de lo que parece.
Usa lavavajillas y lavadora con programas cortos y sólo si están llenos: Evita ensuciar muchos platos y mucha ropa.
En general, los pantanos y los trasvases de agua dañan mucho los ecosistemas: Es más necesario el ahorro de agua que el disponer de más agua para despilfarrar.
Recoge agua de lluvia para regar y usa riego por goteo (exígelo en la agricultura).
En muchas zonas, llenar completamente una piscina particular o regar césped es un lujo flagrante y craso.

Sé limpio con tu entorno.
No compres ni uses aerosoles con CFC, que daña terroríficamente la atmósfera (capa de Ozono, O3).
No uses desodorantes/ambientadores en el baño. Solo camuflan los olores y suelen tener Paradiclorobenceno, muy perjudicial.
Evita usar muchos detergentes (gel, champú, anti-cal, suavizantes, lejía…), contaminan en su fabricación y en su uso. ¡Usa la mitad!
No arrojar NUNCA al retrete o lavabo: Pinturas, barnices, disolventes, aceites o colillas. CONTAMINAN tus ríos. El retrete no es una papelera ni un basurero.
Con aceite usado se hace jabón o biodiesel (gasolina): Entérate dónde dejarlo (pregunta a tu Ayuntamiento).
En pinturas no utilices pinturas tóxicas, utiliza pinturas al agua, de aceite o resinas naturales.
Pregunta en tu tienda por los productos más ecológicos.

Evita los conservantes, colorantes, potenciadores del sabor… y la sal.
Los alimentos frescos son más saludables, contienen menos envases que los congelados, y sufren menos transportes, menos aún si son alimentos locales.
Consume más frutas, verduras, legumbres… que carne. El consumo excesivo de carne es perjudicial para la salud pero, además, para producir carne se requiere mayor inversión energética (agua, cereales…) que para producir alimentos vegetales. Hay demasiado ganado: Se les dedica el 30% de la producción agraria final y con su demanda de pastos contribuyen a un retroceso notable de los bosques (incluyendo los tropicales). Hay que añadir que para que la carne sea más barata se maltratan a los animales (hacinamiento…), se les engorda artificialmente, se les medica excesivamente… Reducir el consumo de carne es, sin duda, uno de los mayores actos ecologistas y humanitarios: Producir un kilo de carne requiere más agua que 365 duchas.
No consumas “pezqueñines”: En general, un pescado inferior a 9-10 cm. es demasiado pequeño e ilegal (no pasa controles de sanidad). Desconfía de lo que llaman “chanquetes”, que suelen ser alevines de merluza, boquerón…
El pescado de piscifactoría (dorada, lubina, salmón…) es carnívoro (consume multitud de energía) y contribuye a la sobreexplotación de los mares.
Algunas especies de atún están en peligro de extinción (también el bacalao, la dorada, tiburones, tortugas…) y su carne suele estar contaminada por mercurio (al ser un metal bioacumulativo, los carnívoros acumulan el mercurio ingerido por todas sus presas).
Una comida básicamente vegetariana es más saludable, contamina menos y evita sufrimiento a los animales.
Los productos enlatados consumen muchos recursos y energía: No consumas comida en lata (especialmente atún enlatado).
Evita consumir alimentos “transgénicos” (OMG, Organismos Manipulados Genéticamente), aunque sea sólo por precaución. Muchos estudios han demostrado que producen alergias y contaminan genéticamente los ecosistemas dañando a los animales.
Si puedes, consume alimentos “ecológicos” (sin pesticidas, sin insecticidas, sin piensos…) aunque, por ahora, son más caros.
Si lo ecológico es más caro es porque los productos normales no pagan los costes ambientales. CONTAMINAR es GRATIS.
En tu casa, con Sol, puedes plantar hortalizas ecológicas en maceta. Plantar tomates es muy simple a partir de su semilla.
Más de la mitad son RECICLABLES, ¿Por qué no las RECICLAMOS? Se AHORRA mucho.
Un 20 % de lo que gastamos es para envases, que luego tiramos. Aún pagamos más, para deshacernos de todo.
ESCRIBE una carta a tu Alcalde o Intendente, exigiendo que sea obligatorio separar los residuos: Vidrio, Papel, Cartón, Plásticos, Metales, Tetra-brick, Ropa, Calzado, Fibras textiles, aceites usados… y Basura orgánica (para compostar y conseguir el mejor y más natural abono).
En el exterior de tu casa puedes fabricar compost para abonar tu huerto o tus macetas (es fácil y barato).
Los aparatos eléctricos, muebles y otros residuos deposítalos donde disponga tu Ayuntamiento: A veces, ellos se encargan de su recogida.
Usa los contenedores de reciclado que existan. Entre todos podemos: ¡VENGA!
Ley de las 3 Erres: RECICLAR es bueno, pero es mucho más importante REDUCIR el consumo irresponsable e innecesario y REUTILIZAR los bienes.
Los envases de Tetra-Brik NO se reciclan como papel: Usa el contenedor amarillo (también para latas y plásticos). Pisa los envases para reducir su volumen y reducir gastos en su transporte.
El papel/cartón manchado con grasas o restos de comida no debe depositarse en los contenedores de reciclado de papel.
No compres artículos de usar y tirar. Usa RETORNABLES. No derroches servilletas, pañuelos u otra forma de papel.
Usa siempre las 2 caras de una hoja. No uses hojas limpias para simples anotaciones, cálculos… Guarda hojas con una cara en blanco para eso. El papel se blanquea con CLORO que contamina muchísimo. Compra siempre PAPEL RECICLADO sin blanquear o blanqueado SIN cloro, y pídelo también en tu oficina. Evita imprimir si puedes guardar la información en un fichero en tu ordenador.
En tu impresora, usa cartuchos de tinta reciclados y recicla los que uses entregándolos donde sea posible.
No tires las Pilas eléctricas o de reloj: CONTAMINAN mucho. Deposítalas en los contenedores adecuados, si existen, y si no, consérvalas o entrégalas en algunas tiendas que las recogen (relojerías, eléctricas…). El mejor juguete es un juguete SIN PILAS.
Si eres incapaz de dejar de usar pilas, usa pilas recargables con cargador solar.
Si ves algún vertido contaminante en tus ríos, tus mares o tu aire: NO TE CALLES, ¡denúncialo!
En tu buzón puedes poner el letrero “PUBLICIDAD AQUÍ NO, GRACIAS”, para evitar que te llenen el buzón de publicidad inútil, evitando consumir papel, tinta, agua, energía…


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...