"Hasta ahora, los filósofos han tratado de comprender el mundo; de lo que se trata sin embargo, es de cambiarlo" Karl Marx

Seguidores

domingo, 24 de julio de 2011

Todo lo que necesitas es dejar de necesitar

Este post tiene un título, al que algunos llamarían new age, como de autoayuda y cosas por el estilo.  Yo en cambio cuando lo leí entendí que es para reflexionar, para investigar-investigarse.

Mandala
Una de los más grandes descubrimientos de toda mi entera vida fue el verdadero significado del desapego. Hay monjes budistas que se pasan años haciendo meticulosas y grandiosas obras de arte con arenillas de colores, y una vez que terminan ese increíble trabajo lo soplan, lo borran y lo eliminan por completo. Se trata de un alegoría de lo efímero que muestra que nada es permanente, un ejercicio de desapego. Los budistas comprenden perfectamente bien ese concepto.
Cuando tienes más cosas sientes que necesitas mas espacio. Sientes que necesitas proteger las cosas valiosas. Asegurar que perduren, y adquirir otras nuevas. Las necesidades tienden al infinito… nunca se terminan y darse cuenta de eso es darse cuenta de la gran trampa que tiene a la mayoría en su mismo sitio con miedo “de perder lo adquirido”.
Cuando tus necesidades son más básicas y pequeñas te das cuenta que estas más cerca de la plenitud que cuando persigues ansiosamente un gran listado de cosas que no puedes tener ahora.
Pero no solo son objetos, también son personas y sentimientos los que acaparamos. El amor que hace sufrir por lo general esta asociado a la posesividad, a la angustia de no obtener lo que se tiene como expectativa. La depresión y  la baja autoestima muchas veces son producto de no llegar a la cuota de aquella imagen idealizada que tenemos de nosotros mismos, adornados, opulentos, exitosos, hermosos, reconocidos. Y que para ello estamos en una ridícula carrera de obtener, comprar, adquirir, certificarnos, probarnos, etc.
El desapego ayuda a comprender que todo esta destinado a cambiar y que nada relacionado con nuestras vidas es estático y eterno. Los objetos que aprecias hoy mañana serán obsoletos o anticuados, las emociones que sientes por una persona cambiarán junto con ella, las motivaciones de tu vida serán distintas en cada nueva etapa. La melancolía y el miedo al cambio hace que la tendencia sea aferrarse. Pero el desapego te puede ayudar a moverte hacia adelante, cuando pierdes a un ser querido, cuando pierdes cosas materiales, los seres vivos deben moverse y crear movimiento todo el tiempo. De eso se trata vivir.
Sería inconcebible si hicieras exactamente lo mismo desde tu nacimiento hasta el día de tu muerte. Tal vez ahora y dentro de unos cuantos años te darás cuenta de que ya no quieres seguir haciendo más de lo mismo. Que estuvo bueno mientras duró pero quieres otra cosa. Y entonces todo el cúmulo de cosas materiales, recuerdos y bultos no serán más que un lastre.
No necesitas mucho para tenerlo TODO.
La ambición más sabia de todas es desear no aferrarse a nada.
Darle buena vibra al mundo siempre devuelve lo mismo de retorno y en cantidades mayores.
Te propongo hacer un ejercicio: Del mismo modo como cuando descubriste que un día en el futuro ibas a morir de viejo y te resignaste a ello, imagínate que no te vas a llevar nada de este mundo, que nadie te pertenece, que nadie está en la obligación de darte nada, que eres solamente tú haciendo un viaje turístico por el universo. Un viaje que dura tan solo unas cuantas décadas y que hay que aprovechar al máximo antes de que se termine.
De repente con esa visión puedes enriquecerte más que con la falsa ilusión de que estas acaparando cosas que vas a llevarte a algún lado.
Mis mejores deseos están en tu camino.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...