"Hasta ahora, los filósofos han tratado de comprender el mundo; de lo que se trata sin embargo, es de cambiarlo" Karl Marx

Seguidores

miércoles, 27 de julio de 2011

“La noche del apagón” en Ledesma, Jujuy

Entre el 20 y el 27 de julio del 76 la dictadura y uno de los grupos económicos más importantes del norte argentino, dejaron demostrado la connivencia entre militares y civiles.  En un operativo sin precedentes fueron secuestrados 400 personas en sólo unos días

Para la mayoría de los argentinos, Ledesma, no es más que una afamada marca de azúcar.
Ubicada en la norteña provincia de Jujuy.  El 28 de diciembre de 1899 fue fundado por ley del gobierno de la Provincia de Jujuy el Pueblo Ledesma, sobre una zona donada por los propietarios del Ingenio Ledesma.  Será hacia 1950 que la localidad pase a llamarse Libertador General San Martín; pero Ledesma es el nombre que sigue primando.

Ledesma es mucho más que azúcar, es por sobre todo explotación y muerte…
Esa localidad fue testigo lo que se como la “LA NOCHE DEL APAGÓN”.  Era 1976, la Junta Militar gobernaba el país y extendía su brazo asesino por todos los rincones de Argentina y el 20 de julio del 76 comenzó un raid de terror y muerte que se extendió hasta el día 27 de ese mes.  Lo curioso fue la metodología, ya que noche tras noche los militares provocaron cortes de luz para llevar adelante sus fechorías y secuestrar a unas 400 personas.
Con el primer corte nadie sospechó nada, podía tratarse de un simple corte de luz pensaron los lugareños, pero al rato: el ruido de coches a toda velocidad, frenadas y gritos acentuaron la sospecha de que no era lo que pensaron.
“Casualmente” quien manejaba el suministro eléctrico era la empresa Ledesma.  Esta no sólo era cómplice en el operativo apagando las luces sino que también facilitó los vehículos de la empresa para trasladar a los detenidos.  Así lo testificó Ricardo Arédez: "Corrí hasta mi casa y vi las camionetas de Ledesma actuando con total impunidad, acorralando gente y llevándosela en sus móviles. Luego eran conducidas a la base de Gendarmería que estaba adentro del ingenio"
La  suerte que corrieron los cuatrocientos secuestrados fue diversa; unos fueron liberados a los pocos días, otros trasladados al centro clandestino de detención que funcionaba en Guerrero, algunos conocieron diferentes cárceles y centros clandestinos del país y treinta, pasaron a engrosar la lista que crecía día a día de desaparecidos.

Olga Márquez de Arédez

¿Quién es esa mujer?
Su esposo es uno de los treinta detenidos-desaparecidos de “LA NOCHE DEL APAGÓN”, médico qué fue intendente de la localidad.  El único político que se atrevió a enfrentar a la poderosa familia Blaquier (dueños del ingenio Ledesma), cobrándoles, por primera vez en la historia de la empresa, impuestos.  Esa fue su sentencia de muerte, semejante osadía se pagaba con la vida.

Olga comenzó como otras esposas y madres a reclamar, a buscar a su ser querido.  Hay quién supo decir que cuando se termine de escribir la historia que comenzó en Argentina a partir del 24 de marzo del 76 esta mujer ocupará un lugar preponderante junto a Azucena Villaflor.  Con lo que estoy absolutamente de acuerdo.
Esta mujer emprendió su búsqueda, su lucha, sola; a pesar de ser treinta los detenidos-desaparecidos, no hubo otros familiares que la acompañaran cuando comenzó a dar vueltas por la plaza principal.  El miedo a que se tomaran represalias, se despidiera  a los otros familiares que seguían y/o siguen trabajando en el ingenio.  La dejaron sola, familiares de desaparecidos y vecinos en general la repudiaban.  Ella resultaba una amenaza.
Durante años Olga marchó, pancarta en mano y el simbólico pañuelo en la cabeza.  Recién en los últimas años de su vida logró que durante los meses de julio se le sumaran otros; primero gente y agrupaciones que viajaban desde Buenos Aires y luego, a fuerza de tenacidad y lucha que sus convecinos, sólo algunos, se sumaran también.

Olga Márquez de Arédez PRESENTE

El 17 de marzo de 2005 Olga se fue para estar presente en todos lados.  Ella, como a tantísimos más, el ingenio Ledesma le arruinó su sistema respiratorio.
Como dijimos más arriba: “Ledesma es mucho más que azúcar, es por sobre todo explotación y muerte…”  El trabajo en el ingenio está acompañado de sueldos bajísimos y mucha contaminación ambiental.  Típicas son las enfermedades respiratorias como la que se llevó la vida de Olga.   
La gente de General San Martín sabe que esa chimenea, la más grande de Nuestra América, cuando a la tardecita comienza a despedir su típica nube espesa de cenizas que lo cubren todo.  Los lugareños están acostumbrados a la suciedad que se genera y tristemente, también al alto índice de de enfermedades respiratorias.

El bagazo, tan asesino como la dictadura

El bagazo es el residuo del tallo o cuerpo de la caña de azúcar (Saccharum officinarum) que queda después de que se le ha exprimido el jugo, ya sea en el ingenio o en el trapiche.  Este residuo provoca la bagozosis, enfermedad que provoca todo tipo de enfermedades respiratorias que se lleva la vida de cientos, miles de personas todos los años.

Sol de noche.  Documental refleja la lucha de Olga Márquez de Arédez
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...