"Hasta ahora, los filósofos han tratado de comprender el mundo; de lo que se trata sin embargo, es de cambiarlo" Karl Marx

Seguidores

jueves, 28 de julio de 2011

LEDESMA, UNA HISTORIA QUE SE REPITE DESDE QUE SOMOS QUIENES SOMOS.

Hoy una violenta represión por parte de la policia de Jujuy, más exactamente en el departamento Libertador General San Martín (Ledesma), -les suena- es el mismo lugar dónde se produjo la "La Noche del Apagón"; se cobró la vida de al menos tres personas.  Esta vez fue de madrugada, la mañana de hoy, donde la policia atacó a cientos de lugareños que reclaman tierras para vivir.
A continuación reproduzco un texto que escribió, hoy un colega, antes mi profesor a propósito de lo sucedido y lo que sucede en nuestro país con los trabajadores rurales y demás explotados.

El Medioevo nuestro de cada día….

Podremos ser de derecha, de izquierda, de centro, moderados o radicales… podemos ser de la bandería partidaria que más nos guste… pero no podemos aceptar a esta altura de las circunstancias seguir consintiendo sistemas de explotación inhumana como la de la empresa Ledesma. Régimen de semi prisión, sistemas de vales a ser cambiados dentro de la misma explotación, movilidad física restringida a los limites señalados por “el ingeniero”, jefes o capataces, sueldos miserables, me refiero a pagas diarias de no más de $ pesos diarios en los mejores casos, mínimo respeto a las leyes laborales, negación de cualquier reclamos laboral, condiciones higiénicas y sanitarias deplorables… prácticamente una reducción a la servidumbre…

¿Podemos las ciudadanas y ciudadanos argentinos del siglo XXI seguir aceptando esta situación?... Los que habitamos esta tierra de promisión no vemos desde las rutas los “campamentos” donde los trabajadores, (si, son tan empleados como vos y yo que ocupamos un cómodo escritorio en una oficina llena de confort) los vemos trajinar en sus contados momentos libres entre “containers – dormitorios” al rayo del sol, obviamente sin luz eléctrica, o en verdaderas tolderías hechas con bolsas, tratando de higienizar sus ropas o hacer sus necesidades en cubículos indignos… Últimamente también he visto como se acercan comerciantes con sus automóviles semiderruidos a venderles, del otro lado del alambrado ropa y cosas “asombrosas” como relojes, encendedores gigantes, entre otras… y también velas y fósforos…

El país de las Estancias, según la cadena RELAIS & CHATEAU, es también el país de las injusticias irresueltas. Pasé parte de mi infancia como testigo privilegiado de las peores injusticias que se puedan creer. Mi madre era directora de una Escuela que se encontraba en el perímetro de una estancia de una de las familias más famosas de Argentina… era la época en que el ferrocarril llegaba hasta el mismo casco y luego seguía un tramo más hasta la zona de carga de animales y carga.

En la primera parada, en una estación de trenes pequeña y robada a un cuento de hadas bien burgués, bajaba “la familia” que venía apenas comenzaba la primavera, desde Buenos Aires, en sus vagones especiales, con diseño de marquetería robada al Orient Express, en los de menos categoría la servidumbre y la peonada en los vagones jaulas, que al regreso llevaría la hacienda. Mientras la servidumbre acomodaba el fabuloso equipaje de la Familia, la peonada amontonaba sus pertenencias en el algún rincón del inmenso galpón de piso de tierra, arrinconados por las pilas de bolsas de cereales que día a día crecía, a veces verdadera bendición una bolsa transformada en improvisado colchón…. Infructuosos los gritos de las institutrices, según el idioma de turno, francés o inglés, para que los “Niños” permanecieran en el “área” reservada, es decir el fabuloso parque diseñado por Thais, con pileta olímpica y cancha de tenis.

Por supuesto que mis recuerdos no se agotan en estas circunstancias relatadas, pero el desprecio, la injusticia, la invisibilidad de tantas víctimas, porque son víctimas, somos víctimas de un sistema perverso, debe salir a la luz, todos tenemos historias y una de las maneras de vencer el pasado y apuntalar el futuro es contarlas… para mantener la memoria… para no repetir los caminos equivocados.

Quien escribe estas líneas, tiene a la fecha, 27 de Julio de 2011, 48 años, estas vivencias corresponden a mis 8 ocho años… no es un relato de alguien de 80 años, lo que sucede en Ledesma y otras explotaciones en el interior y en toda LATINOAMERICA, sigue siendo parecido a este relato. Desclasado como siempre, crecí, rechazado por la pobreza y repudiado por la opulencia, especie de paria, me dedique, desde el banquito de la casa del maestro de aquella escuela para los hijos de los peones estables, en un observador silencioso… Medioevo nuestro de cada día….

El país de las Estancias, según la cadena R & C, es también el país de las injusticias irresueltas… pasé parte de mi infancia como testigo privilegiado de las peores injusticias que se puedan creer. Mi madre era directora de una Escuela que se encontraba en el perímetro de una estancia de una de las familias más famosas de argentina… era la época en que el ferrocarril llegaba hasta el mismo casco y luego seguía un tramo más hasta la zona de carga de animales y carga.

Quien escribe estas líneas, tiene a la fecha, 27 de Julio de 2011, 48 años, estas vivencias corresponden a mis 8 ocho años… no es un relato de alguien de 80 años, lo que sucede en Ledesma y otras explotaciones en el interior sigue siendo parecido a este relato. Desclasado como siempre, crecí, rechazado por la pobreza y repudiado por la opulencia, especie de paria, me dedique, desde el banquito de la casa del maestro de aquella escuela para los hijos de los peones estables, en un observador silencioso… Hay una película que nos habla de esto, se llama Miss Mary, protagonizada por Nacha Guevara y creo Susan Sharandon (o como se escriba) véanla, está situada temporalmente en la década del 30 pero es totalmente vigente.

Los invito a estar atentos, hay miles de LEDESMAS en nuestro país, hay miles de personas que sufren las peores injusticias por el simple hecho de ser borders de un sistema que no da oportunidades, de un sistema donde el silencio significa un plato de sempiterno guiso y mate durante la mañana, la tarde y la noche, adonde ir sin saber leer, escribir, sin conocer mínimos derechos, sin que nos digan que hay vida más allá de esos alambrados... eso o la villa... la villa es avanzar en algunos casos, no solo son el "refugio de los vagos y los malos"... me causa gracia cuando al recorrer con gente "culta" el Conurbano, me dicen "y estos.... (la otredad como constante sin tomar conciencia de estar envueltos en una misma realidad) a qué carajo los trajo Perón para amontonarse acá, por qué no se vuelvan a sus provincias o sus países???(este ultima parte más actual")

MARCELO SCARGIALI

http://facebook.com/scargiali
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...