"Hasta ahora, los filósofos han tratado de comprender el mundo; de lo que se trata sin embargo, es de cambiarlo" Karl Marx

Seguidores

lunes, 19 de septiembre de 2011

Basurología: ¡cuidado, la basura dice mucho de nosotros!

La basurología es el estudio de la basura. Se preguntarán: ¿para qué sirve estudiar la basura de una comunidad? Pues, aunque no lo crean, uno
 puede obtener datos muy interesantes acerca del comportamiento de los habitantes de la zona, sus costumbres, colectividades a que pertenecen, etcétera.
“Dime qué tipo y cuánta basura generas y te diré de dónde eres y dónde vives.”

En la década del ‘70, en los Estados Unidos, William Ratje comenzó a desenterrar basura de los llamados “rellenos sanitarios". Grande fue su sorpresa cuando descubrió que algunos alimentos, papeles y otros restos no habían sufrido prácticamente alteración alguna, después de haber permanecido enterrados durante casi veinte años.
Esto quería decir muchas cosas:

• el relleno no había recibido ni el oxígeno ni la cantidad de agua suficientes como para que los residuos se degradaran. Por lo tanto, ni siquiera las bacterias anaeróbicas habían actuado;

• la falta de humedad no llegaba a lixiviar los líquidos contaminantes hasta las napas de agua subterráneas, y esto ocurre generalmente cuando el relleno no se encuentra bien aislado;
• al rescatar salchichas con pan, repollos, diarios, latas de determinadas comidas, trozos de carne a medio consumir, choclos prácticamente sin tocar, se podía detectar el grupo humano responsable de esos residuos, y saber cuáles eran sus hábitos de alimentación y derroche —por cierto, muy especiales—.

Los basurólogos actuales (especialistas que estudian la basura con todas las herramientas, conocimientos científicos y tecnologías disponibles) realizan una labor similar a la de los arqueólogos ya que pueden establecer patrones de conducta, de consumo y otras características de los habitantes de las zonas estudiadas. Bien sabido es que los pueblos orientales consumen mayor cantidad de alimentos orgánicos frescos que la población americana del Norte, o que en la Argentina se consumen más alimentos envasados ligeros, como leches cultivadas, caldos, yogures o frutas, en verano que en invierno.

Lixiviado o percolado: todo líquido contaminante que se infiltra en las diferentes capas de los rellenos sanitarios
—producto de las lluvias y la descomposición de la materia orgánica— y llega hasta las diferentes napas de agua.
Estas y una infinidad de conclusiones se pueden obtener al estudiar los residuos de un vecindario. Basta con preguntarles a los encargados de los edificios qué cantidad de diarios y revistas sacan a la calle y qué tipo de revistas son para saber las características y los gustos de los moradores de ese edificio.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...