"Hasta ahora, los filósofos han tratado de comprender el mundo; de lo que se trata sin embargo, es de cambiarlo" Karl Marx

Seguidores

sábado, 7 de mayo de 2011

MARIHUANA: me sumo pero no la fumo

Durante todo el día subí diferentes post sumándome y acompañando la Marcha Mundial por la Legalización del Consumo de Marihuana que en Argentina (por lo menos en veintidós lugares diferentes) y en otros tantos países se llevó a cabo.
Me motivó el hecho de que creo que es tiempo de sacarse la careta de la hipocresía y decir las cosas como son porque, digámoslo, la marihuana está entre nosotros y vino para quedarse. 
Cada vez es más común ver en las pantallas de la Tv, en las novelas, series o películas, escenas donde se muestra a los actores fumando un porro por ejemplo.  La tele ha “naturalizado” su consumo.  Y por qué no decirlo, se está poniendo de “moda”.
Entonces, si aparece en la tele sin ninguna censura más que el “horario de protección al menor”, cuando esto se cumple. Si conseguir marihuana es tan fácil como comprar cigarrillos en un kiosco. Internet, si no tenés una abuela que te enseñe como cuidar un jardín,  te provee de toda la información necesaria para iniciar tu cultivo personal.  Es más, ni patio o sol siquiera necesitás, puesto que la web te da la receta hasta para sembrar en un placard.  No es ridículo seguir encarcelando pibes y no tan pibes porque se fuman un porrito.  Aplicándoles el artículo quinto de la ley de Drogas  que pena con cuatro a cinco años de prisión a quien "siembre o cultive plantas o guarde semillas utilizables para producir estupefacientes, o materias primas, o elementos destinados a su producción o fabricación".   Insisto, es ridículo.
Coincido plenamente con la Diputada Cecilia Merchán cuando sostiene “que despenalizar el consumo es combatir el narcotráfico”.  Mientras se detiene y encarcela con las consabidas consecuencias para quien debe vivir encarcelado, los peces gordos de la droga (incluidos policías y políticos), se llenan los bolsillos durante años y lo disfrutan en esas playas con las que sueña ese pibe de rastas, que en una plaza se asolea fumando un porrito.
Por todo esto es que aunque no la fumo me sumo


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...