"Hasta ahora, los filósofos han tratado de comprender el mundo; de lo que se trata sin embargo, es de cambiarlo" Karl Marx

Seguidores

viernes, 4 de marzo de 2011

Carnaval

   "El Carnaval es una fiesta que, a decir verdad, nadie le ha otorgado al pueblo, sino que el pueblo se dio a sí mismo"
                                                                                                Goethe

     Esto lo sabían los militares que llevaron adelante la más sangrienta de las dictaduras que vivió Argentina.  El 9 de junio de 1976, Videla, por decreto/ley 21.329 suprimía los feriados de carnaval. 

Un breve repaso histórico    
      Hay historiadores que sostienen que el origen del carnaval hay que buscarlo en la antigua Mesopotamia (entre los ríos Tigris y Eufrates) y en el antiguo Egipto, hace más de 5.000 A.C. Ya que se han encontrado documentos en tablillas de arcilla y con escritura cuneiforme, donde se manifiesta que el dios Marduk era reverenciado en el famoso palacio de los jardines colgantes de Babilonia.
      Luego, el imperio romano se encargaría de expandirlo por toda Europa para muchos años después desembarcar en Nuestra América junto con el europeo. 
      El carnaval, al menos en sus inicios, no fue necesariamente alegría.  Como sostiene el historiador Carlos Gerard “los orígenes del carnaval no son nada felices; más bien han sido crueles y trágicos”.  El Rey del carnaval Momo; hoy es un muñeco que se construye para gobernar durante los días de carnaval y luego, en el último día de los festejos es alegremente destronado e incinerado por el pueblo.  Ahora bien, esto no siempre fue así puesto que su antecesor era de carne y hueso.
      ¿Quién era este hombre? Aquel que pasaría a ser reconocido como el Rey Momo no era más que un reo condenado a muerte.  Entonces, en calidad de tal podía disfrutar de las mujeres del harem, comer cuanto pudiese y era exhibido públicamente en su trono durante los cinco días que duraba el carnaval y en el último día, el rey sustituto era ejecutado.
             
Carnaval y Edad Media
      Ahora bien.  Prescindamos de los orígenes del carnaval, que irremediablemente nos ligarían con infinidad de prácticas paganas porque, el carnaval, tal como lo conocemos nosotros, es un producto de la Edad Media.
      La celebración del carnaval es una de las fiestas más populares.  Se celebra en países que tienen tradición cristiana, precediendo a la cuaresma.
      Se cree que carnaval proviene del latín “carnalevarium”, que significa “quitar la carne” haciendo referencia a la tradición cristiana de no comer carne durante la cuaresma.  Por eso se puede decir que el carnaval es el periodo de los excesos en la alimentación.  Para no contrariar los preceptos de la Iglesia, los hombres y mujeres del medioevo aprovechaban estos días previos a la Pascua, para comer cuanta carne pudieran y realizar las tareas relacionadas con el matadero, ya que también se prohibía trabajar en él.   
      Pero la festividad no sólo era para comer y comer, también se tornó, especialmente en Italia, en una buena ocasión para celebrar combates rituales en las que se ponían en evidencia las luchas entre los diferentes partidos de una misma ciudad.
      
Mascaras
     Estas se identifican con el carnaval, de eso no hay dudas, pero: ¿por qué motivo?
La mascara asume diferentes funciones: símbolo de las fuerzas vegetativas de la naturaleza; del mundo animal y de sus energías vitales o del mundo de los muertos.  En cualquier caso, la máscara asimila el portador al sujeto del que toma fisonomía.  Por eso la Iglesia la condenó.  Pero no sólo por ella fue censurada, luego serían las autoridades de gobierno, porque un enmascarado ¿quién es? Un desconocido y por tal sospechoso.  El Diablo podría estar oculto tras ella o más terrenal, ser un enmascarado delincuente que se vale del carnaval para sus fechorías y también, la inmensa mayoría, simples enmascarados que daban rienda suelta a sus placeres, a la iniciación sexual, burlarse de las jerarquías y el orden, en definitiva: un tiempo para burlarse del poder.
      De todos modos la mascara sobrevivió y durante el Renacimiento, aquellas y los disfraces cobraron gran popularidad en los carnavales urbanos.  Tanto, que  al día de hoy, mascaras, disfraces y carrozas siguen tan vigentes como el primer día de su aparición.
       Volviendo sobre el primer párrafo de este post y tras haber intentado hacer una reseña sobre la inmensa historia del carnaval, creo que no es necesario escribir más acerca de por qué los milicos prohibieron esta fiesta popular.
        Sólo una cosita más: "El Carnaval es una fiesta que, a decir verdad, nadie le ha otorgado al pueblo, sino que el pueblo se dio a sí mismo"
      
     Así que:
·        VIVA EL CARNAVAL!!!
·        VIVA LA ALEGRÍA PORQUE ESTA LLENA DE REBELDÍA!!!
·        VIVA LA VIDA!!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...