"Hasta ahora, los filósofos han tratado de comprender el mundo; de lo que se trata sin embargo, es de cambiarlo" Karl Marx

Seguidores

lunes, 7 de marzo de 2011

Carnaval II

Agua sí, huevos de avestruz no

     Es el año 1836, y, más allá de los enfrentamientos que dividen a los porteños y al territorio que sería la Argentina había lugar para la diversión, la desvergüenza y festejar el Carnaval, pero eso sí, con reglas:

     “Para prevenir los excesos en jornadas pasadas, el gobierno decidió establecer reglas fijas y reglas claras para el juego del Carnaval.  Así, definió que sólo será permitido este tipo de celebraciones en los tres días que preceden al Miércoles de Cenizas.  Las jornadas comenzarán a las dos de la tarde –el anuncio se hará a través de tres cañonazos en la Fortaleza- y concluirán al toque de la oración, con otros tres cañonazos.  También ordenó que el juego que se haga desde las azoteas, ventanas o puertas de calle podrá ser sólo con agua y ninguna otra mezcla: nada de huevos de avestruz.  Nadie que juegue por la calle podrá asaltar una casa, ni forzar sus puertas o ventanas.  También fijó que está totalmente prohibido el uso de mascaras, vestirse con trajes que no correspondan a su sexo, presentarse en clase de farsante o con el traje o insignias eclesiales, militares, de magistrados o de persona anciana” 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...