"Hasta ahora, los filósofos han tratado de comprender el mundo; de lo que se trata sin embargo, es de cambiarlo" Karl Marx

Seguidores

martes, 24 de enero de 2012

Crónica de un caminar para nada errante

Caminé, salí a buscar la ciudad, a buscar en la ciudad.
Entré al mítico barrio y este estaba a oscuras,
de repente me encontré como en un pueblo.
Perros que me ladran y me asustan
pero unos metros más y hay una luz.
Luces perdidas, faros para mis pasos.

Seguí, seguí sin miedo porque salí a buscar
aunque sabía que no iba encontrar.
Recorrí un parque,
mis recuerdos también lo recorrieron.
Unos vecinos optaron por cruzar la vereda;
seguramente ellos podían ver mis pensamientos.
No, qué iban a ver, tan sólo sintieron miedo…
Está bien, los entiendo.

Y me detuve ante los juegos, pero no jugué,
aunque debería hacerlo,
luego contemplé los murales y seguí…

Trepé a un viejo puente.
Me detuve sobre él y también el tiempo.
Otra vez tenía catorce años y me encontraba allí.

Cuando volvió la lluvia volví yo también.
Seguí, caminé y busqué
sin saber qué, a quién o por qué.
Son demasiadas preguntas.

Decía que seguí,
seguí caminando con la lluvia enredada a mi cabello
(me gusta la palabra cabello y no pelo)
Sabía a dónde iba, a dónde volvía,
también a dónde me gustaría
pero desconozco como llegar,
sólo buscar.
Buscar presumiendo donde puedo encontrar,
dónde se encuentra lo que busco.
De todos modos en este caso
no corre la ventaja del reo.

Seguí, pensando lo que digo aquí.
Sonreí cuando recordé un abrazo,
me di cuenta que había encontrado algo…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...