"Hasta ahora, los filósofos han tratado de comprender el mundo; de lo que se trata sin embargo, es de cambiarlo" Karl Marx

Seguidores

martes, 28 de septiembre de 2010

Casas ecológicas en Salta

Construyen en Salta una aldea ecológica con 60 casas, que cuentan con energía solar y permiten producir fertilizantes orgánicos

Un proyecto conjunto entre docentes y estudiantes de la Universidad Católica de Salta y trabajadores del gremio tabaco de esa provincia permitió construir 60 casas ecológicas en la localidad de Rosario de Lerma, a 23 kilómetros de la capital. Las viviendas están dotadas de paneles fotovoltaicos que alimentan su red eléctrica y su sistema de calefacción. También se utilizan los residuos orgánicos para producir fertilizantes que se usan en cada huerta o se comercializan. Debido al éxito del proyecto, ya existen 109 proyectos para seguir construyendo este tipo de casas.

Las viviendas son amplias; tienen 120 metros cuadrados de superficie y como fueron realizadas por el sistema de autoconstrucción, costaron 11.000 pesos cada una.

El proyecto comenzó como un trabajo práctico realizado por los estudiantes de Arquitectura, Ingeniería y Trabajo Social, pero derivó en una posibilidad real para que un grupo de obreros del tabaco -que solo tienen trabajo durante los tres o cuatros meses que dura la cosecha- puedan tener su vivienda propia.

Las casas tienen corriente eléctrica, sistema de refrigeración y calefacción, televisión, radio y heladera, todo alimentado por luz solar. Fueron construidas con una orientación hacia el nordeste, para aprovechar al máximo las horas de sol.

En vez de ladrillos, los constructores utilizaron bloques de adobe -un compuesto de barro y paja-, fabricados por ellos mismos. Además de ser más económico, el adobe tiene propiedades térmicas que permiten que la casa esté fresca en verano y cálida en invierno. Como este material se deshace con la humedad, se le agregó al compuesto un 10 por ciento de cemento, para hacerlo más resistente.

La energía solar es captada por dos paneles fotovoltaicos instalados en el techo. Uno de ellos alimenta los artefactos eléctricos y las luces de la casa, mientras que el otro provee agua caliente.

Los pisos son de laja negra, que absorben el calor y hacen que la casa esté calefaccionada en pleno invierno. También cuenta, en una de sus paredes exteriores, con dos bloques de piedra negra tapadas por una falsa puerta, que se utilizan como sistema de calefacción: en invierno, se abren durante el día para que absorba los rayos del sol y por las noches se cierra, para que el calor pase al interior de la casa. En verano se realiza el procedimiento inverso.

La provisión de energía solar no es el único elemento que hace de cada vivienda una unidad ecológica. Otra característica es el tratamiento de los residuos: los papeles y cartones sirven para alimentar el fuego en un horno de barro. La basura orgánica, en cambio, se apila y se convierte en alimento para las lombrices californianas que se crían detrás de las casas para producir compost.

Este abono es utilizado para fertilizar la tierra de la huerta, donde se producen frutas y verduras para la subsistencia familiar, ya que estos terrenos habían sido utilizados para plantaciones de tabaco y quedaron virtualmente desnutridos. Para evitar las inundaciones que eran frecuentes en estos terrenos, la Cátedra de Ingeniería diseñó un sistema de canales para drenaje.

El abono de las lombrices californianas también se comercializa y permite que los pobladores tengan un ingreso en los meses en los que no hay trabajo. En la aldea ecológica también funciona una granja comunitaria, en la que se producen todo tipo de especias. En las cosechas de este año, por ejemplo, se produjeron 150.000 kilos de orégano, que se exportaron en su totalidad a Europa.

Agencia Universitaria de Noticias y Opinión
Universidad Nacional de Lomas de Zamora

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...