"Hasta ahora, los filósofos han tratado de comprender el mundo; de lo que se trata sin embargo, es de cambiarlo" Karl Marx

Seguidores

domingo, 10 de junio de 2012

Soy rebelde porque el mundo me hizo así: el mito de Ricky Espinosa

Riky Espinosa
Ricky era un personaje distinto, un auténtico punk; aunque él, al principio, no se daba cuenta de eso. Era un rebelde inaudito. Se merecía una biografía. Hice un rastreo de gente desde principios de los ’80 hasta llegar a la última formación de Flema. El apoyo de Fernando Rossi, bajista de la banda, fue fundamental para la última época: él me pasó data y fotos, información sobre cuestiones personales de Ricky. La única persona que leyó el libro, lo aprobó y apoyó antes que saliera a la calle fue Rossi. El libro nunca fue pensado como algo comercial, ni tampoco lo es. Incluso nunca seguí los cánones comerciales. Es un libro difícil de conseguir, que anda en cuevas muy pequeñas de rock. Esa también fue mi estrategia: la misma que utiliza el punk y que utilizaba Ricky. El fanático del punk, cuando quiere algo, lo busca como si se tratara de un tesoro. Ese creo que es uno de los secretos del porqué de su suceso dentro del ambiente.
El mito de Ricky va en crecimiento. En estos últimos años he recibido mails de diferentes países como España, Venezuela, México, Perú, Ecuador, Paraguay, Chile, Uruguay. Todos quieren el libro. Pero no puedo enviárselos porque no tengo estructura para hacerlo. La biografía está realizada con mucho respeto y simboliza lo que es ser un verdadero punk. En el libro están todos los costados de Ricky: el nihilista, el anárquico, el sentimental y el humano. El eco que produjo su muerte tiene que ver con lo libertario que era él en sus manejos y con la defensa de sus ideales. Sin embargo, a mi criterio, los choques internos que produce vivir en este mundo fueron cruciales en su desenlace. Ricky defendió su arte hasta su último día. Hizo lo que quiso, expresó lo que quiso y vivió como pudo. Ese es su mérito. Y ese mérito es el que genera respeto dentro del mundo del rock. Fue un ejemplo del rock genuino. Con esto no quiero decir que esté mal el rock del mainstream y las multinacionales. Hoy punkitud quizá también sea Internet: subir canciones y bloquear a las multinacionales y sus criterios comerciales.
 SEBASTIAN DUARTE autor de Ricky de Flema. El último punk.
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/subnotas/7985-1726-2012-06-10.html
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...