"Hasta ahora, los filósofos han tratado de comprender el mundo; de lo que se trata sin embargo, es de cambiarlo" Karl Marx

Seguidores

viernes, 22 de junio de 2012

Lugo fue destituido

A diez meses de las próximas elecciones, el Congreso destituyó por 39 votos a favor al presidente de Paraguay, Fernando Lugo, por "mal desempeño en sus funciones", en un juicio político express cuestionado tanto por la Unasur como por la Organización de Estados Americanos, cuyo secretario general, Miguel Insulza, minutos antes de la votación, advirtió sobre las consecuencias negativas que podría acarrear en la vida democrática del país. Lugo, a quien sucederá su actual vicepresidente Federico Franco, del conservador Partido Colorado, calificó el proceso en su contra de "golpe parlamentario con ropaje jurídico". Luego de que la defensa completara sus alegatos, los fiscales acusadores Oscar Tuma y Carlos Liseras, del Partido Colorado; Clemente Barrios y José López Chávez, de la Unión de Ciudadanos Eticos (Unace), y Jorge Alvarez, del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) presentaron los argumentos que, a su juicio, justifican la destitución de Lugo.

Durante su alegato, Adolfo Ferreiro, uno de los seis defensores del exobispo, había pedido al Senado que "se adecúe el tiempo de preparación de defensa que establece el Código Civil", y solicitado que "el cumplimiento de todos los trámites de la defensa conforme a los convenios que tiene suscrita la República". Más tarde, también había denunciado que "el dictamen que se realizará este mismo viernes es una condena anunciada con un libreto impreso y prestablecido, es una burla mayor que no se puede concebir".
Del mismo modo, la defensa del mandatario paraguayo había acusado al Legislativo de montar "un circo" y comentó que Lugo sabe "que las naciones de la región están en contra de este juicio político", advirtió García, quien asumió la defensa del actual presidente junto con Emilio Camacho, Luis Samaniego y Ferreiro.
Según la defensa de Lugo, quien no se presentó en el recinto de las deliberaciones, el enjuiciamineto del primer mandatario viola diferentes disposiciones, entre ellas el artículo 17 de la Constitución acerca de los derechos procesales de cualquier ciudadano. "Esto vicia el juicio y afecta el derecho a la defensa", agregó García, quien pidió "garantías de legalidad formal" ante el pleno de la Cámara de Senadores que inició, con 20 minutos de retraso, la sesión extraordinaria para escuchar las alegaciones de Lugo.
Horas antes de enfrentar el juicio express con que el Parlamento, de mayoría opositora, pretende destituirlo, el presidente Fernando Lugo presentó una "acción de inconstitucionalidad" ante la Corte Suprema y aseguró que su gobierno “ha sido transparente y honesto, de cara a la ciudadanía”. Reconoció que "nunca (tuvo) una comunión ideológica" con su vicepresidente, Federico Franco, del Partido Liberal, quien lo sucedería en el cargo en caso de que fuera destituido. Mientras la OEA convocó a una sesión extraordinaria de su Consejo Permanente en Washington con el fin de "tomar conocimiento de los acontecimientos" y una delegación de Unasur se encuentra en Asunción para manifestar su respaldo al mandatario.
Ayer, el Congreso resolvió intempestivamente iniciar un juicio político a Lugo por presunto "mal desempeño en sus funciones" tras el enfrentamiento entre policías y campesinos que, durante una toma de tierras en Curuguaty la semana pasada, dejó un saldo de 17 muertos. El Partido Liberal, de mayoría parlamentaria, anticipó que el presidente sería destituido, y que en su lugar quedaría Federico Franco, que responde a esa fuerza política.
Durante una entrevista radial, Lugo aseguró que acatará lo que se decida en ese juicio, al que calificó de “golpe parlamentario con ropaje jurídico”, pero advirtió que impulsará "una resistencia" desde "otras instancias organizativas". Remarcó que cuenta con "un gran apoyo popular" y agradeció los llamados de apoyo que recibió de pares de la región, entre ellos de la presidenta Cristina Kirchner.
Además, el mandatario paraguayo lamentó que "entre gallos y medianoche ayer nos desayunamos la noticia de que (la oposición) sacaba los votos para iniciar el juicio político, pero no se justifica para nada ir en contra de un presidente electo de manera democrática que responde a la ciudadanía".
"Es más que un golpe de Estado al Presidente, un golpe parlamentario con un ropaje jurídico, con una herramienta como es el juicio político pero con motivos que no se ajustan a la verdad", describió y enfatizó que los motivos esgrimidos por la oposición para iniciarle el proceso "no ameritan" impulsar ese mecanismo. No obstante, ratificó que lo afrontará, a partir del "apoyo popular" y de los "sectores más vulnerables de la sociedad paraguaya".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...