"Hasta ahora, los filósofos han tratado de comprender el mundo; de lo que se trata sin embargo, es de cambiarlo" Karl Marx

Seguidores

martes, 19 de junio de 2012

Andrés Zerneri: "Somos un país que tiene entre 20 y 30 naciones dentro"

Fui a dar con esta entrevista y me encantó porque esta no es una entrevista más a quien esculpirá nuestro homenaje a los pueblos originarios.  En ella encontré una serie de respuestas que me hecho y otras que sé que hay quienes se hacen como ser: ¿cómo se construirá el monumento?  ¿Sobre la técnica que se utilizará? ¿Qué opinión y/o lugar ocupan los pueblos originarios en esta obra colectiva?  ¿Por qué Buenos Aires? ¿Cuánto bronce juntamos ya y cuánto nos falta aun? Y seguro habrá más preguntas que tendrán su respuesta en esta entrevista…

En el taller que posee en el barrio de Almagro Andrés Zerneri recorre un lugar espacioso donde se ven pinturas y esculturas, y nos recibe para charlar un buen rato sobre el proyecto del Monumento a la Mujer Originaria, del cual es principal impulsor. Entonado con el éxito de su monumento al Che en Rosario, nos cuenta como se gesta y por qué la idea de rendir homenaje a los pueblos originarios y en ellos a sus mujeres, y nos habla de un amplio debate que nuestra sociedad a su entender necesita. A juntar llaves entonces.
Génesis del proyecto
Surge de la experiencia que habíamos tenido cuando hicimos el monumento al Che, esa escultura de cuatro metros de altura en la que participaron 14 mil setecientas personas donando 75 mil llaves lo que equivale a tres toneladas de bronce. La forma en que se construyó fue una forma muy auténtica y legítima porque en una obra que va al espacio público, al espacio de todos, y que tiene un peso político importante creo que es un sistema que se salva de la dependencia partidaria entonces, me refiero cuando digo legítimo a que no le suma votos a ningún partido en particular sino que es el resultado de la participación de muchos sectores, agrupaciones, sindicatos, partidos políticos también, pero es una fiesta cívica, un evento en donde la gente, la gente común, no le pide al estado que construya un monumento sino que construye un monumento, se organiza para hacerlo, lo elige, lo lleva a cabo y se lo regala al estado, me parece que es una gran enseñanza y una forma de rearmar ese espacio del homenaje que es la tradición de los monumentos, que normalmente es al revés y casi siempre, o en muchas oportunidades, en contra del propio pueblo, porque por ejemplo, la figura más reproducida en la Argentina es la del General Roca, que tiene muchos más monumentos que el General San Martín en nuestro país, así que la intención es hacerlo y hacerlo de esta manera. Cuando estábamos inaugurando el monumento al Che, y celebrando esa experiencia, y esa red de solidaridad que se fue solidificando a lo largo de esos dos años y medio, lo que sucedió es que a raíz de una sugerencia de Osvaldo Bayer, que casi con estas palabras dijo: "sería bueno rendirle un homenaje a los pueblos originarios con el mismo sistema". Podíamos haberlo dejado como una sugerencia mas pero al ser Osvaldo por el cariño y respeto que le tenemos nos pareció que era una orden y nos pusimos a trabajar principalmente en la consulta a las mujeres de pueblos originarios, a quienes yo mas conocía a lo largo de la Capital, el Gran Buenos Aires, a las que más conocía, que habían participado en el monumento al Che o que están participando activamente en las comunidades, a las que teníamos llegada, Osvaldo también, cada uno fue haciendo una consulta para ver que les parecía esta idea. En un principio fue medio extraño hablar de un monumento de bronce a los pueblos originarios porque fue inmediatamente después de la inauguración del monumento al Che, que fue el 14 de junio del 2008, algunos meses después ya hablábamos del segundo monumento, siempre entendiéndolo como una estrategia de comunicación, no es un fin en sí mismo, ninguno de los dos intentan ser un fin en sí mismo, pero te decía que fue medio extraño porque cuand0o hablábamos con mujeres de los pueblos originarios no sabían si estaban de acuerdo o no, porque no es un método el del homenaje con el bronce no lo tienen como algo demasiado feliz ya que el bronce les ha parecido nefasto por el hecho de tantos monumentos a tantos generales que se los ha alzado como próceres en este país y han sido asesinos, de pueblos originarios, han cometido genocidios contra los pueblos ranqueles y mapuches, por ejemplo, así que se dio esta discusión y evolución desde esta perspectiva de reinventar el espacio de homenaje. Hablar de los pueblos originarios pero simbolizarlos en el cuerpo de una mujer para decir nuestros valores humanos desde lo femenino. La cultura, la Pachamama, la tierra, la naturaleza, las futuras generaciones, la vida, todo eso que se dice en femenino representarlo en el cuerpo de una mujer de diez metros de altura. la altura tiene una razón estratégica porque al decir que es la escultura más grande que se va a hacer en Argentina tiene también la posibilidad de ganarse una serie de copetes en medios, de titulares, donde nunca hablarían sobre la suerte de los pueblos originarios, entonces el diseño de todo este proyecto tiene fundamentalmente con buscar una gran excusa que nos permita reconocer quienes somos, buscar más sobre nuestra identidad repartir informaciones muy básicas sobre la presencia hoy de los pueblos originarios en la Argentina a la mayor cantidad de gente posible y mientras en este transcurso ir materializando la escultura más grande de todo nuestro patrimonio escultórico en bronce, producto no de un subsidio, no de dinero, ni de un decreto, ni un partido sino de la solidaridad concreta, real, sólida, de mucha gente los números son que si hacemos una escultura de diez metros vamos a necesitar más o menos diez toneladas, que serían aproximadamente diez mil llaves, de las cuales ya tenemos la mitad y un poquito más, tenemos el 55% del bronce que se necesita.

Donación
Una vez que esté terminada, esta obra va a ser donada a la ciudad de Buenos Aires se llama donación con cargo o bajo condición, cuando se hace una donación con estas características, la condición que vamos a pedir es que se emplace en el mismo lugar donde hoy está el general Roca, obviamente que esto va a generar una discusión, un debate, estamos convencidos de que es posible porque vamos sabiendo vamos aprendiendo mas quien era el general Roca, no tenemos la intención ni Osvaldo Bayer, ni yo, ni toda la gente que está alrededor del proyecto de faltarle el respeto a nadie, ni generar más odio, ni contribuir a esta eterna antinomia de la derecha o la izquierda, Roca si o Roca no, la idea es que siempre se lo vea como un proyecto constructivo, aunque estemos pidiendo que se saque un monumento, es un ejercicio reparador de nuestra memoria que se traslade ese monumento a un lugar menos importante, un lugar donde lo recordemos tal como lo que fue, el responsable del intento de genocidio de nuestros pueblos originarios. Es un crimen de lesa humanidad, que no prescribe, creo que es necesario que todos incluso quienes quieren seguir pensando que Roca es un prócer, que puedan sentirse convencidos que es necesario bajar ese monumento de ahí llevarlo a otro lugar y con todo respeto porque es una obra de arte, no estamos pidiendo que se desaparezca a Roca, no somos ese tipo de personas, no, nos vamos a olvidar, de hecho no estaría bien que se destruya ni que se demuela ni que se reutilice el bronce, porque a veces se confunde, se piensa que estamos pidiendo sacar el monumento a Roca para utilizarlo para nuestra escultura. No, la idea es que podamos hacer un acto de reivindicación, de reparación de la memoria con un hecho que es concreto, que no le va a demandar ni un solo peso al Estado, ni al de la ciudad, ni al de la nación sino que es un ejercicio de una organización totalmente independiente.

La escultura
La escultura tiene la misma técnica con la que se hacen todos los monumentos en cualquier lugar. Se llama a la cera perdida, fundición a la cera perdida. La misma técnica que se ha utilizado en Grecia o en Egipto para hacer esculturas y el bronce es un material que desde que el hombre lo domina lo ha utilizado con un propósito político también, eligiendo esculturas de personas que a veces le convienen mas al poder que al propio pueblo. El bronce que es una especie de subrogado del oro, es uno de los pocos materiales dorados entre los metales, quizás el más parecido de todos al oro, tiene técnicamente una serie de requerimientos que son bastante complejos para poder fundirlo, se hace una escultura en arcilla o yeso, o algún tipo de material del que después se va a sacar un molde, ese molde se saca con un yeso especial que soporta altas temperaturas y después ese molde para quien el alguna vez haya hecho un huevo de pascua tiene un principio bastante parecido, se llena después con bronce derretido. Hay una técnica para hacer un contra molde para que esto no sea macizo, todos los monumentos, si alguno tiene la oportunidad de golpearlo un poquito, se va a dar cuenta que es hueco, las esculturas son huecas. Este se va a hacer con el mismo procedimiento, requiere una logística bastante importante no solamente el trabajo artístico, por las dimensiones tienen que intervenir ingenieros, que van a contar la altura, el peso para la plataforma, una serie de cálculos bastante interesantes para conocerlos: se ha tenido en cuenta desde las temperaturas máximas que se han tenido en los últimos cincuenta años para proyectarlas a los futuros cincuenta años y saber que en algún día de febrero la máxima temperatura que quien sabe a cuánto va a llegar va a incidir sobre este material, sobre el bronce. Esos cálculos que son necesarios hacer arrojaron ciertos resultados que dicen que tenemos que conseguir todo el bronce primero, las 200 mil llaves y después fundirlo todo junto, porque si fueran distintas calidades de bronce sufrirían distintas dilataciones en días de extremo calor. Lo mismo sucede con el extremo frio. No se puede ir haciendo la cabeza primero y después el pecho y los brazos, porque cuando suceden esas cosas, y siempre han sucedido en Buenos Aires y se proyectan más violentos cada vez el tema de los cambios de temperatura, se producirían pequeñas grietas dentro del bronce. Esto es un ejercicio que he aprendido en el transcurso de los años con este tipo de materiales. La responsabilidad que hay que tener entonces justamente para plantar una escultura en el espacio público y hacerse cargo de ello durante el resto de lo que dure la escultura. El molde lo estamos haciendo, pero también seguimos en la consulta con las mujeres de los pueblos sobre cómo debería ser. Es muy importante todo porque el símbolo se manifiesta en la mirada, en cómo está parada, hacia qué punto cardinal va a mirar, como va a estar vestida, como tiene el pelo, como representar a tanta cantidad y tanta diversidad de mujeres de pueblos originarios, así que aun seguimos en eso. La escultura la dirijo yo y seguramente vamos a ser cinco o seis escultores más. Es necesario para esas dimensiones trabajar con otras personas

El monumento al Che
No voy tanto a Rosario. Quedé enamorado del proceso, una escultura que realmente se hizo de manera colectiva, no solamente la obtención del material para poder realizarlo, sino que en la escultura misma participaban Aleida, Camilo, Ernestico, los hijos del Che, el embajador de Cuba, Calica Ferrer el amigo del Che, al punto tal que la escultura, que no considero que es una escultura bella, de hecho me parece bastante fea si lo juzgamos técnicamente, pero el sabor y el proceso para haber llegado hasta ese final donde el día de la inauguración participaron 55 mil personas celebrando, como dijo Atilio Borón, "nunca se había dado en la Argentina que 55 mil personas de izquierda celebraran algo en una plaza". Me pareció que el hecho importante fue ese proceso que lo llevó a cabo. Es totalmente responsabilidad mía como escultor que esa escultura sea bella o no y ahí en ese caso creo que fallé, pero tengo una oportunidad mas ahora con el monumento a la Mujer Originaria como para que la escultura sea bella y también que sea potente y no pierda su sentido político.

¿Escultor, pintor, dibujante...?
Creo que las nomenclaturas ya están medio fuera de moda, es como el arte abstracto y el figurativo. En todo caso, es una abstracción pintar o dibujar, o uno es dibujante o escultor cuando está haciendo un cuadro o una escultura. El tema este de la bidimensión o la tridimensión ya es medio pasado de moda, hacer esas clasificaciones. Yo soy más feliz haciendo esculturas por alguna razón, aunque la pintura es lo que más hago, constantemente estoy pintando quizás por el ejercicio de tener más a mano los pinceles y un bastidor, que hacer una estructura, para empezar a hacer una escultura. El ejercicio mas cotidiano es el de pintar. Me pasa que soy un poco más conocido como escultor porque las obras escultóricas que hago tratan de llamar la atención. Hay un ejercicio que hago casi performatico de involucrar a otros, de mediatizarlo, generar algún ruido para tratar de decir algo. La escultura me gusta utilizarla como un medio para poder comunicar y en eso está toda la cuestión creativa de involucrar a otros. Entre una escultura y una pintura lo que más llamaría la atención es en todo caso la estrategia para poder difundirla. La pintura tiene como un rango de foto al lado de una obra que a veces por el material, el tema, la fecha en la que se inaugura, por un montón de cuestiones que tienen que ver con algo que va a pertenecer al símbolo, al discurso que quiere decir, la escultura llama a más gente. Esto no lo digo en los órdenes del mercado, lo digo sobre lo que le sucede a una persona cuando mira a una escultura, la escultura es una relación muy pequeña entre la venta de la escultura en relación a la pintura. Lo importante sobre las cuestiones de la trascendencia, el método de la escultura llama más la atención, la tridimensión llama mas, pero la forma en que yo lo realizo también lo hace en el sentido que a mí me gusta el tema de las estrategias de comunicación, la cuestión de involucrar a otros, de multiplicar las fuerzas o generar una obra que haga que otros jueguen también a ser artistas, desde ahí el arte es como una espada, una trinchera, se me ocurren varias metáforas para decir que el arte es un lugar de lucha y de decir.

Los pueblos originarios
A mi me han sensibilizado mucho los temas en relación a los pueblos originarios desde hace bastantes años. Tengo un amigo mapuche en Neuquén, el me hizo acordar que estaba muy involucrado en algunos conflictos cuando yo vivía en Neuquén hace 22 años, en la comunidad Ragiñ Ko, estuve muy involucrado así con las denuncias del pueblo mapuche mientras estuve viviendo allá y siempre me sentí parte, en lo que podía estar para dar una mano para difundir estuve. Como un militante digamos, como una persona que se sensibiliza con ese tema, después al venir acá a Capital Federal me fui alejando un poco de esa cuestión cotidiana de lucha de los pueblos originarios, y cuando Osvaldo Bayer tira esta propuesta me involucré mucho, porque constantemente viajo por lo menos una vez al mes a alguna comunidad de pueblos originarios, y trato de tomar documentación, de filmar la respuesta de estas mujeres que me cuentan no solo como creen que debería ser esta escultura, sino que pensamos juntos para que creemos que serviría hacer un monumento a los pueblos originarios en la ciudad en la que hay dos cosas muy extremas. Uno cree que si hay una ciudad que no se merece el monumento sería la Capital Federal ¿no?, y por las mismas razones algunos dicen que es la que más se lo merecería. Porque es donde más incidencia va a tener ya que si es la ciudad que más ha invisibilizado la presencia de los pueblos originarios, entonces con una escultura que sería la más grande de todo su patrimonio escultórico va a tener la presencia que requiere, en términos mediáticos que es como se miden muchas cosas aquí.

Plan b o no plan b
Nos han ofrecido otros lugares, pero estamos convencidos que la escultura que nació con la idea de emplazarse en el mismo lugar donde ahora está el monumento a Roca, a 100 metros de la Plaza de Mayo si no se emplaza en ese lugar sería una obra inconclusa y durante el tiempo que esté en otro lugar lo que sembraremos y eso lo hemos hablado con Osvaldo Bayer, será la posibilidad de que las siguientes generaciones, quienes estén sigan trabajando la idea de que este hecho simbólico se produzca y esto no solo depende de la Legislatura porteña, porque me imagino ahora en que pasaría si mañana por alguna cuestión legislativa se saca el monumento a Roca. Lo que tiene que suceder es que la presión popular, la opinión pública sea la que presione a los legisladores a sacar el monumento a Roca porque si no se habría transformado nada, no podría ponerse una ley por delante de la necesidad de la gente, así como no sucede lo contrario. Sacar o desmonumentar a Roca es un hecho simbólico, no importa la cuestión física si sacamos ese monumento o no, lo que se tiene que dar es una discusión. Si se tarda más tiempo para poner el monumento a la Mujer Originaria o no es parte de la anécdota, pero se tiene que dar un buen debate que nos enriquezca a todos, que no genere esto de blanco o negro o las antinomias eternas sino que nos haga crecer como adultos que somos en una democracia que ya tiene una buena cantidad de años, que nos permita lo que te decía, sentir que estamos construyendo nuestra democracia en actos que son pequeños, simbólicos, en donde el arte se ofrece como una herramienta para poder expresarnos pero hacen también a la memoria de todos y están muy en relación a nuestro futuro. Le veo chance a un mayor debate, no sólo porque es necesario sino porque creo que lo que está sucediendo ahora, que nos enteramos que un grupo de mapuches hace una huelga de hambre en Chile o que hay un corte de ruta que genera muertos en Jujuy, que no es nuevo para nada, y esas noticias llegan a la Capital Federal, por algún entrecruce del escenario político. Las noticias llegan, han penetrado para ser tomadas por la opinión pública de aquí, que es quien tiene conglomerados los medios nacionales. O sea llegar a la Capital con noticias que tienen que ver con las provincias no pasaba, o no pasaba tanto. Las provincias se bancaban las noticias de un pozo o un semáforo que no anda en Buenos Aires y nosotros no sabíamos nada sobre una represión o intervención en una provincia. Me parece que ya se están dando las condiciones para que nosotros nos enteremos un poco más sobre estos pueblos originarios que no sabíamos que existían. Cuando nos vamos enterando gracias a ese estudio de un genetista que se llama Corach, que es sobrino del que ya conocen, que dijo que el 56% de la población argentina tiene un vínculo genético con los pueblos originarios, y en el último de los estudios asegura que es un 61%. Somos un país que tiene entre 20 y 30 naciones adentro. País y nación no son sinónimos y creo que la gente de a poco se va enterando de eso. La diferencia entre país y nación. Muy de a poco. ¿Qué es eso, por ejemplo, de qué Bolivia es un país plurinacional? Esos antecedentes hacen que uno se vaya planteando de otra manera como es esto, de que hay humanos en estas tierras desde hace 20 o 25 mil años, ¿no era que teníamos 200 años? Me han dicho toda mi vida que la historia de mi familia comienza con un abuelo o bisabuelo que baja de los barcos, pero ¿con quien se casó el bisabuelo? ¿Dónde está la otra parte de la sangre? Me gustó siempre decir que era europeo porque tengo un bisabuelo europeo pero nunca me reconocí como parte de las raíces de esta tierra enterándome que "ah...con una chinita estuvo el abuelo".

La opinión del porteño
Si, nos estamos metiendo en una ciudad que justamente es compleja, en esta ciudad estuvo Alfredo Palacios, está Macri el público es muy sensible a la propaganda, a lo que se mediatiza, me parece que hay una clave muy sencilla de hacer que es que el que tiene más dinero en esta ciudad para hacer campañas políticas es el que probablemente vaya a ganar más allá del proyecto político que tenga entonces se hace difícil proyectar cual es la línea política de esta ciudad o como interpretamos el conjunto de la sociedad que es lo que está deseando a futuro, en una ciudad que no acostumbra pensar mucho a futuro.

Datos e información
Tenemos unas cinco toneladas y media de las diez que precisamos, estamos constituidos en un grupo al que llamamos MMO Monumento Mujer Originaria. Es muy heterogéneo y con una cantidad de actividades a las cuales invitamos a todos a participar. Por ejemplo hay una comisión que vigila todos el contacto con los centros de acopio de todas las provincias que están juntando el bronce. Hay un grupo de maestros que han hecho un proyecto que se llama "Un niño, una llave", para contar la idea en los colegios, han armado un concurso cuyo premio es un mural que yo hago en el colegio. Hay un grupo de 14 abogados que han formado el CADAI, Centro de archivo y divulgación de asuntos indígenas. Hemos tenido tanta información por estas comunicaciones que hemos tenido con pueblos originarios, muchas veces jurídica, historiográfica, territorial, denuncias sobre cuestiones de la lengua, culturales, varios aspectos, entonces habiendo varios abogados en el grupo, decidimos tomar todas esas declaraciones, denuncias, esa jurisprudencia, y estamos formando un archivo, muy bien armado porque convocamos a bibliotecólogos que están ordenando todo ese material para brindarlo a todos los próximos abogados que tomen casos de defensa de casos de pueblos originarios, esto no lo había. Hay otro grupo de gente que son quienes hacen fotografía o video, y saben editar ideos, un grupo de audiovisuales. Somos unas 5 comisiones de 25 personas, es decir que somos 125 personas que participamos activamente. Todo eso está en la página http://www.mujeroriginaria.com.ar/. En la página figura donde están los centros de acopio para llevar las llaves, el bronce, es muy fácil constituir un centro de acopio nuevo, en una escuela, biblioteca, trabajo, empresa, sindicato, etc. Se imprime un cartelito que ya está prediseñado, se pega sobre un bidón de agua, una caja, y se comienza a juntar las llaves, es muy fácil.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...